Temas

La dendrocronología

Mediante una técnica llamada dendrocronología, que se podría traducir como el estudio del tiempo en los árboles, podemos acceder a través de los anillos de crecimiento de los árboles a una información que de otra forma no tendríamos, como: conocer el clima de los últimos 825 años, los procesos implicados en la dinámica del bosque en respuesta al explotación humana o a las perturbaciones naturales; en criminología incluso se pueden determinar talas ilegales y vertidos contaminantes, y en arqueología la datación de maderas antiguas de construcciones y objetos. En los países escandinavos se han podido establecer cronologías de más de 10.000 años lo que ha permitido entre otras aplicaciones la de corregir dataciones anteriores realizadas con carbono 14.

Para observar los anillos no es necesario talar el árbol, se hace extrayendo un testigo de madera con una barrena especial. Los datos obtenidos de cada árbol se cruzan con testigos de diferentes árboles misma especie y misma zona para estar seguros de las secuencias y evitar dataciones incorrectas.

Hay condiciones climáticas excepcionales y de carácter general, que generan unos anillos característicos en todos los árboles, que dan lugar a unos años de referencia, como los de los años: 1871, 1931, 1963 y 1973 por frío, y 1984 y 1986 por sequía. Estos anillos sirven para establecer una cronología maestra a base de diferentes testigos que se solapan parcialmente y en los que se pueden reconocer los anillos de referencia.

Así, para retroceder en el tiempo comenzamos por localizar árboles viejos (que no son necesariamente de gran tamaño, pero suele coincidir, y que siempre se encuentran en lugares aislados), los árboles vivos más viejos conocidos del Pirineo solo tienen poco más de 1000 años. Después podemos comparar su información con la que nos da la madera empleada en edificios de los que sabemos su fecha de construcción y esta con la obtenida de la madera que se encuentra en el fondo de algunos lagos o con madera fósil.

Jesús Julio Camarero, Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC)